Un signo de esperanza para el Paraguay

0
49

Con la elección del señor Horacio Cartes como presidente de nuestro país en representación del Partido Colorado, se abre una nueva etapa de expectativa y esperanzas para todos los paraguayos.
El empresario, marcado por el éxito empresarial en el sector privado, ha señalado claramente cuáles son prioridades y hacia dónde apuntará su política de Estado, para mejorar las condiciones de una población que observa un crecimiento económico que no se refleja en una mayor equidad social.
Apenas fue confirmado el resultado de las votaciones por el Tribunal Electoral, Cartes llamó a la unidad a todos los sectores políticos y a trabajar por sacar adelante al país. “Es una victoria del pueblo paraguayo, ganó el Partido Colorado, pero el gran ganador es la República”, señaló.
Añadió que asumía el compromiso de trabajar por el país y que durante su recorrido por el interior de la República, la gente no le pidió“limosna”, sino cambiar el rumbo del país.
Acertadamente y con humildad, Cartes admitió que el compromiso que tenía era duro e invitó inmediatamente a sus ocasionales rivales a “trabajar juntos” por el Paraguay.
El presidente electo plasmó claramente sus ideas en hacer un sistema de gobierno inclusivo, generando mejores oportunidades a la población en materia educativa, laboral, económica y en cuanto a la seguridad.
Varias veces insistió en que la gente no le pedía dinero en sus recorridos, sí“oportunidad” para cambiar sus vidas. El mandatario, que asumirá el próximo 15 de agosto, conoce perfectamente que ese es el gran reto que tiene.
Las condiciones están dadas. Nuestro país tiene una gran estabilidad monetaria, las exportaciones marcarán un récord este año, al igual que las inversiones. El crecimiento económico será uno de los más altos de América Latina.
Además, la impecable elección que ofrecimos al país y al mundo es una demostración de la consolidación democrática y madurez ciudadana que está existiendo aquí, uno de los elementos fundamentales para los inversores nacionales y extranjeros.
El discurso del presidente Cartes está muy consustanciado con lo que el Paraguay de estos tiempos necesita para crecer. No hay ánimos de revanchismos contra nadie, se propone fortalecer el surgimiento de empresas y la instalación de industrias en departamentos claves que ofrezcan posibilidades de progreso y desarrollo individual y colectivo.
A juzgar por las declaraciones efectuadas por el gobernante electo, hay signos de esperanza para el pueblo paraguayo. Aunque provenga del sector empresarial, en varias oportunidades dejó en claro que la brecha social existente en el Paraguay constituiría una de sus prioridades. En la medida que ese 40 % de la población en situación de pobreza se reduzca, Cartes habrá dado un paso importante en el cumplimiento de sus promesas electorales.
Desde este espacio felicitamos el extraordinario comportamiento cívico del pueblo paraguayo y auguramos nuestros mejores deseos de éxitos al próximo gobierno, en el entendimiento de que los candidatos electos deben honrar el pacto social y compromiso que asumen con toda la ciudadanía.