Asamblea Nacional de Cooperativas

0
7
El movimiento cooperativo se prepara discretamente para elegir a los candidatos a presidir el Incoop.
En ese sentido, se escuchan todo tipo de opiniones sobre la capacidad y aptitud de los candidatos a presidir la autoridad de aplicación de la Legislación Cooperativa, lo que es lógico, sano y razonable en este momento.
Las opiniones deben darse en forma responsable, evitando dañar la imagen de un candidato para intentar favorecer a otro. Las críticas que dañan sin fundamento no construyen, destruyen.
Debemos ser lo suficientemente maduros para apartarnos de los mecanismos tradicionales de promoción de candidaturas utilizados por los partidos políticos y centrarnos en evaluar la capacidad técnica de cada candidato, sus conocimientos en materia de cooperativismo, los años de experiencia en el sector, la capacidad de planificación estratégica, el liderazgo y finalmente estudiar los proyectos que cada candidato presenta para el sector.
No nos olvidemos de evaluar también a sus colaboradores, su entorno, la gente que acompañará y asesorará al futuro presidente durante el desarrollo de su mandato, sea cumpliendo funciones en el Incoop o actuando de asesor, remunerado o no, ya que de la opinión de estas personas dependerán muchas decisiones que pueda adoptar el presidente, conforme a los deberes y atribuciones que le confiere la Ley Nº 2157/03, en el artículo 15.
Prioricemos la transparencia, la claridad de las ideas, la honestidad, la eficiencia y la eficacia al momento de evaluar los proyectos que hoy ponen a consideración de los cooperativistas los candidatos que pugnan por ocupar el cargo de presidente del Incoop.