Diciembre

0
42
Y este mes luego, estimado Perú, es nomás luego como el pesebre: tiene sus partes así puro mimbipá y están esos rincones donde no llega la luz. El propio ministro de Industria y Comercio dijo que a algunos les va bien y a otros les va mal, pero que hay que salir nomás a la calle para ver aipo realidad porque, según el ministro, la calle no miente. Pero parece que luego hay que dejar la calle y entrar a los shoppings porque a renglón seguido dice que en esos lugares es que se puede ver que la gente está en plena consumición.
 
¿Vos me preguntás por Kirito’i? Y allí estará hína tal como ese famoso poema de don José– Luis Appleyard dice: “Navidad es la historia repetida/que, de tanto saberla, la ignoramos,/ que nos cuenta de un Dios cuya memoria/es un perfil de barro sobre el patio”. Peichaite la tema, Perú. Por supuesto, estimado, que también hay calles y calles. Por un lado, vemos que ya está nomás luego a punto el tren que va a unir Encarnación con Posadas, pero allá por el norte, de vuelta le asesinaron a un campesino. Es que salió anga así michîmi la noticia porque la onda ahora es la consumición y no podés andar con mala onda. Encima nos dicen que pinta bien el 2015 económicamente, pero no explica nomás la noticia si todos pa entramos en ese pinta bien.
 
Y yo no sé, estimado, cuál es el problema por esa zona. El asunto es que al menos, según un estudio, desde 1989 al 2013, 16 campesinos ya murieron por Concepción, o sea, no esque murieron así naturalmente sino que fueron asesinados o desaparecidos. Por supuesto, Perú, por allí es natural que uno se muera si le rocían a balazos. El estudio ese dice que todos fueron líderes o miembros de organizaciones campesinas y que de una u otra manera estaban en contra de esas fumigaciones que se hacen de forma ilegal.
 
Y eso menos te puedo explicar, Perú. Si vos tratás de evitar que ocurra algo ilegal y por eso te meten bala, y luego ni investigan tu caso, queda impune, como dicen los entendidos, para nada supongo que eso tiene algo de espíritu navideño. Por eso es que digo nomás yo que depende mucho de por qué calle andás para decir que la cosa va bien o va mal. Pero es cierto, la calle ko no miente.