El camino a la Asamblea

0
15
Es difícil hablar de un tema tan delicado en este momento, y más aún sabiendo que ante una palabra mal utilizada o una “coma” mal ubicada, mis palabras y/o ideas podrían mal interpretarse y entenderse como una especie de apoyo o simpatía de mi parte hacia uno u otro postulante, cosa que no es así. En este momento, más que nunca debe primar el interés general, que es la estabilidad del sector cooperativo, por encima de las aspiraciones de cada postulante a integrar la terna de candidatos a presidir el Incoop y en tal sentido me expresaré, como cooperativista, en forma imparcial.
Se escucha en reuniones informales de cooperativistas –al igual que en las redes sociales– que la asamblea nacional de cooperativas aún no fue convocada solo porque la autoridad de aplicación no designa representante para integrar el órgano electoral, lo que es preocupante, de ser cierto dicho rumor ya que implicaría una actitud obstruccionista por parte de un órgano que debe reflejar una imagen de transparencia y confiabilidad. Antes de emitir un juicio de valor, se debe desentrañar y conocer si las informaciones son verdaderas para opinar sobre los motivos de dicho retraso.
Por otra parte, se comenta también que se está instalando una especie de incomodidad en el ambiente, en torno a los pedidos de suscripción de nota de apoyo a candidaturas, ya que en este momento, no existiendo aún convocatoria se torna extemporáneo dicho pedido
Para aquellos cooperativistas que desean suscribir en este momento las notas de apoyo a alguna de las postulaciones, es lógico y válido que puedan hacerlo ya que ello no implica precisamente que el voto se emitirá en ese sentido. Es siempre recomendable escuchar las propuestas de todos los candidatos y estos deben dar a conocer con claridad las mismas, inclusive en aquellas entidades que ya han definido su apoyo, reitero, ya que las notas de apoyo no son precisamente equivalentes al sentido en el que serán emitidos los votos.
Finalmente, solo queda instar al cumplimiento estricto de la Ley Nº 2157/03, aplicándola a conciencia, buscando mantener la estabilidad del sector y protegiendo la imagen que refleja el Incoop ya que, si esto se pierde, es posible que los cambios a los que debamos enfrentarnos sean superiores a los que nos imaginamos.