El Cooperativismo y su lucha contra la pobreza y malas decisiones políticas

0
25
Abog. Francisco Valle Gómez
 
Las cooperativas son importantes herramientas de desarrollo y combate a la pobreza con que cuenta el Paraguay. Encontramos cooperativas en todas las ciudades, pueblos, colonias y en estas sin lugar a dudas marcan una fuerte presencia en la población ofreciendo créditos, medicamentos, alimentos y distintos tipos de productos y servicios con especial importancia en las zonas más olvidadas por los gobernantes y en donde el Estado, por algún motivo seguramente justificado, tiene poca o tal vez nula presencia para coadyuvar en la satisfacción de las necesidades individualescolectivas. Es por eso que las medidas de fomento del cooperativismo establecidas en la Constitución Nacional y en la Ley de Cooperativas deben ser protegidas, mantenidas y respetadas, para que sigan constituyéndose cooperativas sobre la base de la ayuda mutua y el esfuerzo solidario sin imponer mas cargas impositivas a los servicios. Las cooperativas están compuestas por personas humildes, en su mayoría. La protección mediante las exenciones impositivas no pueden ser consideradas como un atentado a la igualdad, sino a favor de quienes no se encuentran en iguales condiciones económicas, es decir la gente más humilde. Ojalá que los señores diputados tomen conciencia sobre los perjuicios que ocasionaría la decisión de gravar con IVA los actos cooperativos ya que se encarecería el préstamo de muchos de los socios que no pueden descontar ese impuesto y es a ese socio humilde a quien deben proteger los legisladores. Ruego a los señores diputados estudiar y reestudiar bien el tema y analizar las consecuencias a corto, mediano y largo plazo, no solo para las cooperativas y sus socios sino para toda la economía del país. Busquemos otros mecanismos para aumentar las recaudaciones, pero no apretemos más a los más humildes y necesitadosMis felicitaciones a los directivos y socios de cooperativas, centrales, federaciones y a la confederación de cooperativas por las marchas y manifestaciones pacíficas, tal como lo autoriza la Constitución Nacional y sigamos todos juntos por la senda del diálogo razonado y permanente hasta llegar a una solución a esta cuestión