Tasas de interés en las cooperativas

0
14

No pocas veces se escuchan quejas de socios en relación a las tasas de interés que cobran las cooperativas a sus socios.

Sin embargo, la mayoría poco o nada participan del gobierno de la cooperativa mediante la participación en asamblea, lo que disminuye las críticas a las administraciones.

Decimos esto, ya que las entidades cooperativas tienen la libertad de establecer tanto las tasas activas como las pasivas. El único límite es el que establece el Banco Central del Paraguay para las tasas activas con la penalidad de considerarse “usurarias” en caso de superar dicho límite.

Estas tasas activas son determinadas por el Consejo de Administración, mediante la aprobación de los reglamentos de créditos, sean generales, especiales o promocionales y teniendo en cuenta también los costos que debe absorber la entidad para la prestación de los servicios (salarios, dietas, alquileres, electricidad, agua, teléfono, honorarios profesionales etc.) ya que todos esos gastos deben cubrirse con el saldo cobrado por encima del costo.

Por ello, a pesar de los reclamos de los socios, bajar las tasas de interés no es solo una cuestión de voluntad de los directivos, sino la consecuencia de un profundo análisis sobre el presupuesto autorizado por la Asamblea y los gastos efectivamente realizados por la administración para brindar servicios eficientes y eficaces.

Entonces, para bajar las tasas activas, no solo se requiere voluntad, sino decisión de la asamblea para gobernar conforme a los verdaderos intereses de los socios, participando activamente, opinando sobre el presupuesto de gastos y plan general de trabajos y finalmente eligiendo a los directivos que busquen redoblar esfuerzos en la tarea de disminuir las tasas de interés, gradualmente, para no afectar la operatividad normal y en base a criterios de administración razonable y prudente.