Trabajar para disminuir al mínimo el impacto del IVA

0
19
Abog. Francisco
Valle Gómez
vallegom.francisco@gmail.com
Llegó el momento de sumar una estrategia más a la lucha contra el impacto que podría causar la aplicación del IVA al acto cooperativo. Es decir, mientras la lucha contra el IVA continúa, debemos empezar a generar las estrategias para reducir el impacto que podría tener este impuesto sobre cada socio.
Es sabido que la aplicación del IVA al acto cooperativo puede ser cuestionable desde todo punto de vista doctrinario, legal, constitucional, histórico y comparativo a nivel nacional y regional.
También es sabido que afectará de manera diferente a cada socio de cooperativa y obligará a muchos a inscribirse como contribuyentes al efecto de poder descontar también el IVA en su contabilidad. A los socios de cooperativas que ejercen profesiones independientes
y emiten facturas, la aplicación del IVA a los intereses de sus créditos prácticamente no afectará.
A los socios de cooperativas que son funcionarios-servidores públicos podría afectar más, ya que no se encontrarían inscriptos como contribuyentes y no tendrían manera de descontar el IVA, y terminarán absorviéndolo y formando parte del costo de su crédito.
Debería también iniciarse una campaña de información a los socios, en la que se explique, libre de pasiones, las reales consecuencias que tendría la aplicación del IVA y las posibles formas de disminuir al mínimo el impacto ya que, la falta de información adecuada podría
generar consecuencias negativas para el sector, confusión en los asociados e inclusive el retiro masivo de socios de las cooperativas.
El IVA al acto cooperativo por el momento, es una realidad y sobre esa realidad debemos trabajar estableciendo las más variadas estrategias para disminuir el impacto. Independientemente a la postura u opinión personal de cada cooperativista, este impuesto es una nueva
pieza en el tablero y sobre eso también se debe trabajar, y mas aún teniendo en cuenta que los servicios que brindan las cooperativas siempre podrán ser atractivos para los socios, pero depende de cada cooperativa establecer las estrategias para explotar al máximo las ventajas que aún tenemos frente a otras empresas y no formular manifestaciones que puedan finalmente terminar empeorando la situación.