Cooperativas resaltan en el apoyo a sus asociados

0
33

La responsabilidad, igualdad, equidad, solidaridad y el compromiso con los asociados son los grandes objetivos del movimiento solidario.

Los valores y principios han estado en el esquema del modelo empresarial cooperativo desde hace más de 150 años en el mundo.
Es así que se ha visto cómo la autoayuda, la responsabilidad, democracia, igualdad, equidad, solidaridad y el compromiso con los asociados han sido los grandes objetivos del movimiento.
En Paraguay las instituciones cooperativas juegan un papel fundamental en el crecimiento social y empresarial de sus socios.
Sean grandes, medianas o pequeñas organizaciones de apoyo mutuo, estas se esfuerzan por dar algo más al socio.
No solamente se centran en las simples ganancias financieras, sino vemos las capacitaciones del asociado, cómo montar un negocio, cursos de autoayuda, especialidades académicas dirigidas a profesionales o atenciones médicas gratuitas, así como los programas sociales de ayuda a la comunidad.

Compromiso
En el Paraguay las empresas solidarias han venido acompañando el crecimiento económico y social de la población. Hay aproximadamente 1.600.000 paraguayos que integran alguna cooperativa, es decir en mayor o menor medida se han beneficiado con ella. De esto modo, las instancias de poder tienen la obligación de acompañar este sistema, incentivando su filosofía y la adhesión social. Ante esto, tomar acciones que la debiliten, sería en directo perjuicio de toda la población.
La responsabilidad social cooperativa es una acción tangible en la actualidad, que bien merece una mayor promoción, a fin de que los asociados sepan los beneficios que les corresponden, precisamente en un tiempo donde el principio de la solidaridad es una entelequia abrumada por el egoísmo.

Modelo de inclusión social
Este modelo de trabajo, traducido en la solidaridad, no se reduce a ser un simple instrumento destinado a satisfacer los requerimientos económicos y financieros de los miembros. Su influencia es más amplia y compleja, incluye también el factor del conocimiento que se inspira en valores humanos y Principios que influyen en la conducta y las relaciones personales y empresariales de los miembros de una cooperativa, señala el dirigente cooperativo Emilio Lugo. Agrega que mediante la educación cooperativa se ve el afianzamiento de una cultura democrática, con claros componentes éticos.  “Este modelo se proyecta en oposición y lucha contra la tendencia mundial de la globalización que va concentrando la riqueza en manos de unas pocas empresas multinacionales que son manejadas por una minoría de multimillonarios”, sostiene el dirigente.