Las cooperativas escolares convierten dinero en solidaridad

0
98
El cooperativismo permite convertir el dinero en solidaridad empresarial, por ello siempre hay que hablar de su fuerza ideológica frente a la desigualdad poniendo en práctica la doctrina del amor al prójimo. Son palabras del dirigente internacional Walter Choquehuanca, consultor y conferencista de origen peruano vinculado a la economía solidaria.
A partir de esta reflexión surge la necesidad de hablar de la experiencia de las cooperativas escolares en nuestro país.
Cuenta la historia que el Centro Educativo de la Fundación Panal, dependiente de la Cooperativa Universitaria, ya en 1996 conformó en los tres primeros grados de la primaria las precooperativas que el 30 de mayo de 2008 se transforman en la primera cooperativa escolar con la denominación “Cooperativa Escolar Las Abejitas de Panal”, que fue la pionera de esta modalidad de cooperativas que se conoce en el país. Su primera presidenta fue la estudiante Lidia Algarín.
Por otro lado, la Cooperativa del Sur y la cooperativa Colonias Unidas, con el apoyo de expertos cooperativistas de Misiones, Argentina, y con la autorización del Instituto Nacional de Cooperativismo (Incoop) y la supervisión de la zona vienen trabajando desde hace cuatro años con las cooperativas escolares, que a la fecha, suman 19 en la zona sureña del país. Estas cooperativas tienen como fin principal el fomento de los principios cooperativos, la formación de nuevos líderes y alejar a los jóvenes de los vicios perversos que se presentan dentro de la sociedad.
Las cooperativas del país unieron sus fuerzas y con la representación de la Confederación Paraguaya de Cooperativas (Conpacoop), en conjunto con el Incoop y el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) realizan trabajos que permiten incorporar primero la asignatura de cooperativismo en las aulas y luego en las Cooperativas Escolares para que los alumnos puedan crecer en el movimiento con una base de conocimientos y experiencia.
En efecto, la Conpacoop y el MEC habían firmado meses atrás un convenio de cooperación para preparar a los docentes y que estos posteriormente puedan enseñar cooperativismo en las aulas.
 
Para recuperar los valores hay que cumplir las normativas legales
Si algo hay que hacer por este país para recuperar los valores y acortar la brecha de desocupación que afecta especialmente a los jóvenes, es cumplir con la Carta Magna, las leyes y decretos reglamentarios, manifestó la profesora Martiniana Molas, dirigente de la Cooperativa Universitaria. En efecto, menciona al mandato constitucional establecido en el Artículo 113 de la Carta Magna, el Artículo 125 inc. “d” de la Ley General de Educación, los artículos 110 y 111 de la Ley 438/94 De Cooperativas y el Artículo 115 del Decreto Reglamentario Nº 14052/96.
Agregó que se debe difundir el cooperativismo en la educación formal con la habilitación de las cooperativas escolares y estudiantiles que no sólo cuantificarán y cualificarán nuestra educación, sino formarán a los protagonistas de la construcción de un país mejor. Afirmó que para potenciar y seguir ampliando el número de cooperativas escolares, se necesita una voluntad política de las autoridades responsables de la educación con las normativas legales señaladas y el apoyo del sector cooperativo.