Destacan solidaridad y sentido de humanidad en los paraguayos

0
14

La conciencia colectiva, el espíritu ganador y la ayuda mutua son los pilares fundamentales para salir adelante, sin muchas consecuencias negativas de esta dura situación.

La presidenta de la Confederación Paraguaya de Cooperativas (Conpacoop), Arq. Myriam Báez, se solidarizó con las entidades solidarias y la ciudadanía en estos complicados momentos que se viven a raíz de la pandemia. En su reflexión exhorta a los paraguayos a ser solidarios, practicar la tolerancia y mantener la unidad para sostener el futuro del país como compatriotas.

La cooperativista entiende que se viven tiempos diferentes y difíciles a los que ha conocido en los últimos años y a los que se  estaba acostumbrado, como consecuencia del covid-19.

“Justo es recordar que nuestra Patria ha sufrido también en los tiempos de las dos guerras por las que tuvo atravesar, probablemente similares situaciones, que las actuales generaciones no conocemos y que trajo como secuela, tal vez, al igual que hoy: miedo, incertidumbre, desconcierto, pobreza, desempleo, cesantía laboral,  cambios de costumbres y de hábitos, tanto en lo personal como en lo social y laboral; decrecimiento económico, probablemente con miles de desocupados y empresas cerradas”, inició.

Arq. Myriam Báez, presidenta de la Conpacoop

Sin embargo, dentro de lo sombrío y negativo que se está  pasando y por más que esta pandemia sea mala, la presidenta Báez rescata algo muy positivo: la defensa a la vida, que lleva a los paraguayos a unirse en solidaridad, humanidad y a una comunicación que antes estaba cuando menos entrecortada o no existía.

 Convicción victoriosa

En el comunicado emitido, transmiten con seguridad que la consigna es cuidarse entre todos. Es la única forma de ganar esta guerra y volver a la normalidad.

“Hemos aprendido y estamos seguros de que si nos cuidamos a nosotros y a nuestra comunidad, vamos a salir victoriosos para hacer frente a esta pandemia y que debemos ser conscientes y aislarnos para protegernos entre todos, a fin de que nuestro sistema de salud no colapse en caso de que se presenten muchos casos en simultáneo. Hoy más que nunca debemos enarbolar la bandera de la solidaridad y del compromiso mutuo de cuidarnos entre todos”, expresa el documento.

Trabajo y vida digna

Es también importante defender el empleo y la seguridad alimentaria, evitar la debacle económica, contribuyendo con mantener la economía desde la incertidumbre, porque en este  momento, el tema económico nos afecta a todos, así como a mejorar nuestro sistema de salud pública. Por eso, habrá que encararlo de una forma sistemática para saber cómo salir de la crisis posterior a la pandemia, de tal forma a que no se tenga que despedir a muchísimas personas trabajadoras y se pueda sostener  la economía, la producción, la seguridad alimentaria y los negocios. 

Comunicación efectiva y resultados positivos

Otro tema muy significativo es la información, de modo que los datos correctos en tiempos de incertidumbre y la comunicación científica y verdadera son muy importantes.

“Si bien circularon por las redes sociales todo tipo de información, ese término que escuchamos desde hace semanas, aplanar la curva, no implica evitar que las personas se contagien, sino retrasar el periodo de contagio”, enfatizó la cooperativista.

Afirmó con seguridad que el país sabía con firmeza el deber a asumir ante el avance de la pandemia y se arrancó con la campaña  “Quedate en casa Paraguay” y se logró, a pesar de algunos indisciplinados o desubicados. Logramos retrasar la curva y somos uno de los países que en proporción a sus habitantes tiene índices razonables de contagio. 

Una mirada diferente

La dirigente del sector cooperativo entiende que el mundo necesita un nuevo paradigma colectivo que debe buscar dar la mayor seguridad posible, para lo cual la ciudadanía se debe proteger, cuidar y asumir  que cada uno es interdependiente y de hoy en más, dejar a un lado las costumbres y tradiciones y apostar por las nuevas lógicas de conciencia personal, participación y acción que deben ser gestionadas desde las costumbres, culturas y valoraciones locales. Eso llevará a un desafío individual y colectivo.