Acciones solidarias se multiplican en toda la República

0
461

Las cooperativas continúan con la labor de apoyo a los más carenciados. Como una bandera de la ayuda mutua, este sector abraza al ser humano y llega con soluciones en distintas comunidades.

Los hechos se replicaron en distintos puntos del país. Los «Batas blanca» reciben el constante apoyo de este sector. Los tapabocas y otros tipos de insumos son entregados a puestos sanitarios. Por otra parte, los ciudadanos son beneficiados en ollas populares, donación de alimentos y abrigos para ayudar a miles de familias. 

La necesidad es grande y la precariedad muy visible. Las cooperativas no escatiman recursos para poner en primer lugar la integridad y el bienestar de su gente. Esto sin distinción de ser socio o no socio.

Las instituciones solidarias se encargan de promover el espíritu de fraternidad. Para acercar soluciones, se movilizan en conjunto con otras organizaciones, como las pastorales, capillas, involucran en colectas a sus socios o utilizan sus fondos propios habilitados.

En todas las actividades se cumplen con el protocolo preventivo de contagio del covid-19. De esta forma se conciencia con ejemplos prácticos y aplicando los cuidados establecidos. 

Dirigentes del sector coinciden en que este es el momento en que los paraguayos deben estar más unidos que nunca y demostrar una vez más que la solidaridad es el valor destacado de la Nación.

La crisis generada por este mal afecta todos los niveles de vida. La salud física y mental, el bienestar social, la educación y el desarrollo de la economía. Las gestiones encaradas por las cooperativas sirven para contrarrestar de cierta forma las consecuencias.

Con estas acciones, el cooperativismo se convierte en un brazo ejecutor de políticas públicas y sociales en Paraguay.

Dinamismo económico y respaldo a la salud

Los puestos de salud de San Juan de Mena y 1º de Marzo del Departamento Cordillera sintieron el acompañamiento de la Cooperativa Manduvirá en esta Emergencia Sanitaria. Un lote de insumos listos para hacer frente al coronavirus y para proteger a los médicos de blanco fue el aporte.

Por otra parte, desde la institución informaron que los socios productores recibieron G. 500.000 cada un como parte del premio “Comercio Justo”, del que forman parte.

Es así que ayudan a dinamizar la actividad económica y acercar ayuda a los puestos sanitarios de la zona.

Reseñas e impacto

En Paraguay más de 1.800.000 personas apuestan a la economía solidaria para la concreción del desarrollo de sus proyectos. Un alto porcentaje del total de esta cifra pertenece a la fuerza emprendedora del país, son trabajadores independientes, micro y pequeños empresarios.

Los indicadores proveídos por el Instituto Nacional de Cooperativismo (Incoop) señalan que el 11% de los créditos otorgados son destinados a este sector.

El cooperativismo paraguayo es fuente de trabajo para más de 300.000 familias, según los reportes del 2019.

Las consecuencias que trajo consigo la pandemia inciden de forma directa en la vida de una cantidad enorme de personas. Según los cálculos, la cifra se aproxima al número mencionado multiplicado por tres. Pues los trabajadores independientes, micro o pequeños empresarios, vuelven a generar empleos y son el sostén en sus familias.

La salud financiera de muchos paraguayos se ve perjudicada por el aislamiento.  Las actividades económicas disminuyen en más de un 70%.

Reactivación y dinamismo

El desafío del sector es inmenso. Esta es la primera vez que Paraguay tiene una experiencia de este tipo. Dinamizar la economía depende también en gran parte de las medidas que establezcan las cooperativas.

Los créditos blandos con tiempo de gracia de un año, son un pedido constante de los más afectados. El asesoramiento para la reconversión de las empresas y los modelos de negocios es otro tema de conversación que suena fuerte y deberá contar con el apoyo de las entidades solidarias.

Las herramientas de flexibilización establecidas por el Incoop, dan un respiro a los socios. Sin embargo, ellos requieren de mayores consideraciones, hasta volver al funcionamiento normal.

Un nuevo rostro

Este duro golpe necesita un cambio de estrategias. El desarrollo de nuevos productos es determinante para seguir con el crecimiento del modelo solidario y el emprendedurismo. El potenciamiento de la tecnología debe ser el principal norte de muchas organizaciones que brindan servicios financieros.

Las cooperativas analizan posibilidades y estudian posibles mercados, asimismo buscan aliados para favorecer a sus socios.