Readecuarse para llegar a las metas establecidas

0
1184

Desde el inicio de la cuarentena, la Cooperativa Universitaria se abocó en implementar diversas medidas que garanticen la salud financiera de sus asociados.

Más de un mes después del comienzo del aislamiento para mitigar el avance de la pandemia en nuestro país, los efectos en la economía local ya son más palpables. Para afrontar la situación, la Cooperativa Universitaria apunta su estrategia a la planificación de acciones, financieras y de prevención acordes a una dinámica sumamente cambiante. 

El panorama es amplio y desconocido, ya que no se recuerda en el país un escenario similar, señaló al respecto Carlos Romero, presidente del Consejo de Administración de la entidad. “Si los informes internacionales dicen que la situación va para largo plazo, nosotros tenemos que readecuarnos también para largo plazo”, añadió.

Romero señaló que será necesario establecer situaciones cortas para el logro de los objetivos. En ese sentido, las cooperativas son muy ágiles.

Asimismo, destacó la ventaja que tiene el sistema cooperativo para afrontar este tipo de situaciones, ya que se originó en momentos de crisis. Esta particularidad permite al sector un mejor desenvolvimiento en este tipo de contextos.

El presidente agradeció la confianza que reciben de la masa societaria, que trasciende todavía más en momentos difíciles como el actual. Recordó que todos los servicios que brinda la cooperativa están habilitados,  y que solo se limitó el horario de atención presencial, que actualmente es de cuatro horas diarias.

Un desafío para el país 

Si bien es un momento de evidente dificultad, Paraguay, como gran productor de alimentos, puede encontrar grandes oportunidades en esta situación. Romero señaló que nuestro país puede sacar provecho de esta situación y proyectar las condiciones financieras que permitan sostener al sistema organizativo de todas las cooperativas.


Normal desarrollo de los créditos 

La concesión de créditos por parte de la Cooperativa Universitaria se mantiene en la normalidad en todas las líneas, incluso en las que se orientan a la construcción de viviendas o con objetivos de inversión. Romero señaló que los recursos operativos están vigentes y que las solicitudes no mermaron. 

Para uno de los sectores que se encuentran especialmente afectados por la situación, como es el de mipymes, la entidad cuenta con productos que se orientan principalmente a la inversión. Sin embargo, ante el escenario actual los requerimientos son para cubrir capital operativo. “Estamos esperando la reglamentación del Fogapy, para ver desde qué punto y desde dónde, nosotros podamos salir a apoyar a los asociados”, expresó.

Explicó que existe un aspecto fundamental que diferencia a las cooperativas del sistema bancario y financiero. El sector cooperativo califica al socio para los créditos mipymes, mientras que los bancos y financieras consideran a la entidad jurídica.

Creciente ajuste a la digitalización 

El uso de las herramientas digitales tuvo un incremento significativo con el inicio de la cuarentena. La Cooperativa Universitaria ya contaba con un desarrollo bastante amplio en la implementación de estas plataformas. Sin embargo, la coyuntura que hoy nos toca vivir dio un empujón importante señaló el presidente de la entidad solidaria. 

“Creo que la situación podría causar un vuelco a hacia estos sistemas. Mucha gente que creía imposible adaptarse a estas herramientas, actualmente están empleando el sistema”. 

La cooperativa cuenta con un sistema de operación digital a través de la página web CU 24 horas, que tiene su opción como aplicativo para teléfonos inteligentes. Además, desde finales del año pasado, los socios de la institución tienen habilitada la posibilidad de realizar transferencias interbancarias.