Las cooperativas debemos adaptarnosa las posibilidades del socio

0
193

La referente de la semana destaca que el crecimiento de una institución depende de la capacitación de sus funcionarios y el trato ofrecido al socio para entender sus necesidades.

La Lic. Carmen Espinoza trabajó en la docencia por 43 años y abrazó al cooperativismo hace ya 20 años cuando el socio fundador Ramón Gómez Caballero la invitó a formar parte de la Cooperativa Barriojarense.

Recorrió por años cada departamento y comités de su cooperativa base, enriqueciéndose de conocimientos que más tarde lograría poner en práctica. “Por un periodo de 5 años me alejé, hasta que en 2018 conformé un equipo de trabajo, participamos de las elecciones y ganamos. En ese momento asumí el rol de vicepresidenta en el  Consejo de Administración”.

A partir de ese instante la cooperativista se dedicó de lleno a la entidad para acompañar más de cerca el crecimiento de su institución. “Me di cuenta que hace falta que exista una persona del consejo dentro de la cooperativa para ayudar a los colaboradores a desempeñar mejor sus funciones”, dice.

Desafíos 

La Cooperativa Barriojarense constantemente busca el bien de sus asociados, pero es muy difícil que ese esfuerzo sea recíproco, menciona la entrevistada: “Nuestro principal desafío es enseñar al socio la responsabilidad que ellos asumen al momento de solicitar cualquier servicio y cumplirlo en tiempo y forma pensando en que los demás también podrían necesitarlo”, comenta.

Otro importante reto dentro del sector es hacer al socio más partícipe de sus actividades: “No puede ser que tengamos 9.000 socios y solo participen 100 en las asambleas. Debemos crear sentido de pertenencia entre nuestros asociados”, dijo al respecto.

Crecimiento constante

La vicepresidenta destaca que en el tiempo que ha estado ejerciendo su puesto ha visto un gran crecimiento y progreso en su cooperativa, tanto en capital humano como en servicios e infraestructura. “Tenemos un personal que constantemente están haciendo cursos de acuerdo al área donde están, eso nos ayuda a mejorar nuestra atención y por sobre todo a llevar un mejor manejo de la entidad. Una cooperativa desorganizada no puede operar correctamente”, aseveró.

La referente finalmente resalta una importante labor que debe ser trabajada una vez terminada la crisis por el covid- 19: “Lo que vivimos ahora nos trae una enseñanza muy grande, una cosa que aprendí desde pequeña y le inculque a mis hijos fue la cultura del ahorro. Tenemos como tarea pendiente enseñar a nuestros socios la importancia de ahorrar ante cualquier imprevisto y la situación que vivimos actualmente dejó al descubierto esa falencia”, reflexionó.