Una garantía para el abastecimiento

0
142

El trabajo en el campo no se detiene, lo que garantiza la provisión de insumos que forman parte de la canasta básica de alimentos de las familias paraguayas. 

Este es el caso de la Cooperativa Sommerfeld, cuyo molino de trigo trabaja las 24 horas del día para abastecer la alta demanda de harina que existe actualmente. 

Unas 300 toneladas del cereal son procesadas por día en la planta industrial de la entidad solidaria, lo que arroja alrededor de 220 toneladas del producto terminado. Esto representa prácticamente el 100% de la capacidad de la industria. 

Una gran parte de los granos procesados en la planta están orientados a la obtención de la harina del tipo 000. El 10% se emplea para lograr el producto más refinado, el tipo 0000, entre otros subproductos del cereal.

El 100% de la producción de harina de la industria se distribuye en el mercado local, señaló Karl Buhler, gerente del molino de trigo de la Cooperativa Sommerfeld. Recordó que hace varios años vienen con un ritmo de trabajo similar. Sin embargo, actualmente se presenta una dificultad para conseguir la materia prima en el mercado, lo que refleja la alta demanda existente a nivel nacional.

La situación responde a los paquetes de alimentos que son confeccionados para donar a familias afectadas económicamente por la pandemia del covid-19, donde la harina es un insumo infaltable. “En cada kit de alimento se incluye, mínimamente, 5 kilogramos de harina y de 3 a 5 kilos de fideos”, señaló. 

La demanda se centra exclusivamente en los productos fraccionados en paquetes de 1 a 5 kilos para el caso de las harinas; y de 400 gramos, 3.000 gramos y 5.000 gramos para los fideos. 

Buhler señaló también que el 10% de toda la producción de harina de la Cooperativa Sommerfeld, alrededor de 22.000 kilos diarios, es destinada a la elaboración de fideos. 

Incremento del precio 

Tras la cosecha del trigo, la cooperativa adquiere la totalidad de lo producido a campo por sus socios. Esto representa alrededor del 60% de la materia prima que procesa en el molino. El restante 40% debe salir a buscar en otras zonas trigueras del país, como el sur del Alto Paraná. 

Actualmente, ante la alta demanda, el precio de la materia prima en el mercado tuvo un incremento del 10% al 12%, si se compara al costo que presentaba inmediatamente posterior a la cosecha. Esta situación reduce la brecha de rentabilidad que tiene la industria. Sin embargo, lo primordial es el abastecimiento de harina al mercado nacional, señaló Buhler. 

Campaña triguera

Se inició la siembra de trigo en el país con un escenario relativamente favorable, ante la alta demanda del cereal que existe actualmente. No obstante, la expectativa de cultivo no es superior a la campaña del  2019.

Buhler adelantó que los socios de la Cooperativa Sommerfeld apuntan a desarrollar un área similar al año pasado,  es decir, de unas 15.000 hectáreas. Esto representa entre el 30% y el 35% de la superficie que destinan a la soja, el principal cultivo de los productores que están asociados a la entidad.