Economía solidaria acorde a las exigencias y necesidades

0
38

Desde el 10 de marzo, inicio de la cuarentena declarada por el Gobierno nacional, las entidades solidarias acercan alternativas financieras y acompañan a los más vulnerables de la sociedad.

El coronavirus trajo consigo un giro de 180 grados en las actividades económicas, sociales, deportivas y educativas de todo el mundo. Exige un cambio radical en la forma de vida de las personas. Las cooperativas vienen trabajando en planes estratégicos para ajustarse a estas situaciones, no desamparan a los más de 1.800.000 paraguayos que confían en este modelo.

Los socios encuentran soluciones concretas ante cada dificultad que presentan. El Instituto Nacional de Cooperativismo (Incoop), autoridad de aplicación del sector, no dudó en aplicar medidas financieras excepcionales para que las instituciones se muestren flexibles.

El balance general de estos 64 días de poca actividad comercial y bajos ingresos, indica que las herramientas facilitadas son utilizadas por los socios. Asimismo, existe un alto sentido de pertenencia y responsabilidad por parte de aquellas personas que siguen cumpliendo con sus obligaciones, porque tienen posibilidades.

Es necesario recordar que la primera determinación del sector fue ampliar el tiempo de gracia, exonerar los intereses moratorios y punitorios, habilitar prórrogas, refinanciar los préstamos, renegociar los créditos con las figuras de la reestructuración, renovación o consolidación. 

Estos instrumentos dieron cierto respiro y tranquilidad a la vida financiera de la persona que tiene obligaciones activas con su cooperativa. 

Respaldo a la ciudadanía

El firme espíritu solidario y rostro humano del cooperativismo está presente en ollas populares, donación de kits de alimentos, entregas de insumos a puestos sanitarios, es decir en millones de familias que hoy necesitan planes de contingencia para sobrevivir ante la crisis.

En este escenario, las confederaciones, centrales, federaciones y cooperativas de base se interiorizaron en las carencias y falencias más notables en distintas comunidades, y es así que llegan con sus aportes.

Educación virtual

Una innovadora modalidad que se instala y promete es la formación a distancia. Esta propuesta se inició en la Confederación Paraguaya de Cooperativas (Conpacoop), y la Federación de Cooperativas del Paraguay (Fecopar). Ambas instituciones lanzaron un curso b-learnig para el público en general.

Por su parte, la Conpacoop desarrolló un conversatorio en el que abordaron el compromiso del sector en el marco del covid-19 y la educación virtual ajustada al Sistema Nacional de Educación Cooperativa.

De igual forma, las cooperativas de base se suman a la era digital y proponen capacitación a distancia a sus socios.

Lo que el socio tiene que saber

El ente regulador resolvió otorgar herramientas a las instituciones, pero es responsabilidad de cada una negociar cada situación con el socio. Si bien los intereses punitorios y moratorios fueron suspendidos, el sistema alemán exige al socio el pago del interés compensatorio. Sin embargo, es un proceso que cada cooperativa debe tratar con su socio.

En relación al Fogapy se presentaron muchas dudas. Lo concreto es que se trata de un fondo de garantías para el crédito que otorga la institución asignada, es decir no es un desembolso o inyección de dinero. Significa que ante casos de riesgos o incumplimientos, la Agencia Financiera de Desarrollo cubre el 80% del monto entregado al socio y se pierde el 20% del capital. De igual forma, el socio será requerido por la deuda en otro escenario.

Mipymes y circulante

Un elevado porcentaje de personas que operan con cooperativas, son trabajadores independientes micro y pequeños empresarios. La fuerza emprendedora necesita un tratamiento especial, es por este motivo que las entidades solidarias solicitan al Gobierno nacional la inyección de capital operativo.

La solicitud generalizada se centra en que el Estado otorgue préstamos directos a las cooperativas, sin intermediarios y a tasas de interés por debajo del 5%. Esto permitirá reactivar la economía, a través del financiamiento de los proyectos o necesidades del socio.

Existen instituciones con membresía específicas, que necesitan nuevos productos para el desarrollo de sus actividades.

Uso de la tecnología

Las aplicaciones móviles, la información a través de los canales digitales, las tarjetas de créditos, los sistemas de pagos son vitales para continuar el curso de los productos y servicios ofrecidos. Estos medios vienen actuando con mucha contundencia. Por sobre todo previenen el contagio y resguardan la salud de su gente.

Muchas instituciones desarrollaron nuevas modalidades de trabajo, por citar algunos casos: Cooperativa Lambaré, un cajero y ejecutivo móvil; de igual forma la Cooperativa Judicial que puso a disposición de su gente nuevas herramientas.

Inquietud de la membresía

Socios solicitan a sus cooperativas mayores flexibilidades y la utilización de los aportes o fondos de solidaridad, para entregar kits de alimentos u otros tipos de beneficios a quienes forman parte de la membresía de la cooperativa.