Esperan reactivar la economía local

0
14

Con el mes de junio se inicia la zafra 2020 de caña de azúcar, y la cooperativa comunicó que se mantiene la cotización de la materia prima puesta en fábrica, a pesar de la crisis sanitaria mundial que impactó con fuerza en la economía.

La Cooperativa Manduvira, fiel a los principios cooperativos y de Comercio Justo, resolvió conservar el precio  de 185.000 guaraníes por tonelada de la caña de azúcar puesta en la planta industrial propiedad de la entidad. De esta forma, busca incentivar el mejoramiento en la producción del rubro. 

Darío Ruiz Díaz, presidente de la entidad, señaló que la expectativa de procesamiento de caña de azúcar que tienen para este año está entre 170.000 y 180.000 toneladas, lo que dejaría una producción de 15.000 a 16.000 toneladas de azúcar.

Es importante recordar que la producción de azúcar de la Cooperativa Manduvirá es 100% orgánica, y  un gran porcentaje de lo que se obtiene en el ingenio de la institución, en algunos casos por encima del 95%, es destinado a mercados internacionales. 

Los productores emplean variedades tempraneras, medianeras y tardías. Por lo tanto, de acuerdo al nivel de madurez se autorizan los cortes. 

Ruiz Díaz mencionó que la cosecha se extiende hasta la segunda semana de noviembre, siempre y cuando el clima acompañe el proceso de recolección. A más tardar, tendría que culminar durante la última semana del penúltimo mes del año.

Producción orgánica

Solamente se autoriza el corte que se encuentra dentro del sistema de producción orgánica y de una lista de productores certificados, explicó Ruiz Díaz. 

En la zona, que comprende a comunidades del departamento de Cordillera, principalmente, y parte de San Pedro, se encuentran alrededor de 3.500 hectáreas de caña de azúcar bajo el sistema de producción orgánica. “Pero si hablamos de fincas, esto se extiende hasta superar las 8.000 hectáreas certificadas, ya que los productores cultivan también otros rubros, especialmente de autoconsumo”, señaló. 

Los productores vinculados a la cooperativa son, en su mayoría de Arroyos y Esteros, y también de 1º de Marzo, Juan de Mena, Tobatí, San José Obrero, 25 de Diciembre y otros distritos de San Pedro.

Impacto del virus en la cooperativa

La cuarentena sanitaria establecida por el Gobierno tomó a la Cooperativa Manduvirá en plenas tareas de mantenimiento de la planta azucarera, por lo que el impacto fue grande. Las medidas retrasaron los trabajos, y probablemente no se logre llegar a lo que se pretendía al principio, señaló el presidente de la entidad. Sin embargo, la fábrica está para comenzar a operar.

El movimiento de la organización también se vio reducido al mínimo. El teletrabajo surgió como una alternativa para llegar hasta los productores con las indicaciones. “Cambió la forma de trabajar con los socios”.

Por otra parte, la cooperativa brindó un respaldo permanente a sus socios  y a las comunidades que forman parte de su área de influencia. Solo por mencionar una, hace poco menos de un mes todos los productores y sus ayudantes recibieron paquetes de aproximadamente 35 kilos cada uno, con harina, azúcar, leche, aceite, arroz, entre otros insumos. Unas 3.750 personas recibieron este beneficio, y la cooperativa entregó más alrededor de 120.000 kilos de alimentos. 

Actualmente, para generar una reactivación económica con el inicio de la zafra cañera, la cooperativa tiene previsto otorgar anticipos a los productores. De esta forma, se espera iniciar los trabajos y posibilitar el movimiento comercial de la zona.

Comercio Justo

Este es un sistema de comercialización de productos a nivel global. Tiene estándares que deben ser cumplidos, y que son monitoreados por una organización internacional que se encarga de la administración de la plataforma. A través de esta modalidad, la producción de pequeñas fincas, ejercidas tienen la posibilidad de acceder a los mejores mercados del mundo. 

La Cooperativa Manduvirá ya tiene un espacio ganado con su producción de azúcar orgánica, con una confianza plena de sus compradores. Esta situación les permite mantener los precios de la materia prima que llegan hasta los agricultores. Por otra parte, los productores reciben una prima anual por las ventas realizadas bajo el sistema de Comercio Justo.