Estabilidad en un mercado de enorme competitividad

0
43

El último informe de calificación de riesgo presentado por Solventa mantuvo la nota y ratificó la solvencia estable de la entidad solidaria.

En el último informe, de mayo de 2020, la cooperativa mantiene la nota que recibió en abril de 2019. Es decir, se le asignó la calificación “pyA-” y una tendencia estable a su nivel de solvencia. El corte de calificación fue en diciembre de 2019. 

La solvencia de la Cooperativa Universitaria se sustenta en la fuerte posición competitiva que tiene. La calificadora de riesgos Solventa menciona además la trayectoria de la entidad en el sector cooperativo, situación que se ve fortalecida y reflejada en el crecimiento de su membresía. 

Por otra parte, se suma la evolución de los activos productivos de la cooperativa, con una cartera que muestra buena rentabilidad debido a la concentración en el segmento de consumo e ingresos operativos crecientes. Estos elementos contribuyen en la obtención de niveles de excedentes y rentabilidad. 

Otro aspecto destacado por la calificadora es la adecuada atomización de sus operaciones de ahorro y crédito y su diversificación en los distintos sectores en los que opera. Igualmente, menciona que la entidad conserva una favorable liquidez y solvencia. El informe de Solventa además destaca los esfuerzos continuos de la cooperativa en términos de control y procedimientos.

En contrapartida, la calificadora subraya que la nota de la entidad expone la exposición de sus operaciones a los ciclos económicos. También señala que su modelo de negocio, enfocado a los créditos a largo plazo, impacta en sus niveles de eficiencia operativa. 

Solvencia satisfactoria

La Cooperativa Universitaria culminó el 2019 con más de 136.000 socios, lo que lo sitúa entre las más grandes en su segmento.  Según el informe, la CU presenta una calificación satisfactoria en términos de solvencia y liquidez, de 21,3% y 27,4%, respectivamente. 

En términos de morosidad, cerró el año pasado con un nivel del 6,9%. Si bien la cooperativa reflejó ratios crecientes en los últimos años, la calificadora menciona que son coherentes con la composición de su cartera.

Los créditos de la entidad se encuentran altamente atomizados, beneficiados por el tope regulatorio de concentración de préstamos por socios.

Por otra parte, el documento describe una gestión económica con márgenes elevados y coherentes con su negocio en préstamos de consumo y tarjetas. 

Tendencia estable

Al considerar la evolución del negocio de ahorro y crédito, y su posición en un sector de elevada competencia, la cooperativa presenta una tendencia estable. Además, la evaluación de la calificadora tiene en cuenta el satisfactorio nivel de solvencia y adecuada liquidez, beneficiado por sus recursos líquidos en relación a una estructura de ahorros a plazo. 

Por otra parte, Solventa señala que la cartera enfocada al consumo de la CU todavía presenta oportunidades de mejora en la administración de los riesgos de crédito. 

La calificadora seguirá con el monitoreo del desempeño económico y financiero de la cooperativa durante el 2020. En este sentido, es importante tener en cuenta los efectos de las medidas aplicadas por las autoridades públicas para frenar la propagación de la pandemia del covid-19 y el impacto potencial que tendrían sobre la calidad de la cartera. 

Foco en canales digitales 

El informe de la calificadora señala que, en los últimos años, la cooperativa fortaleció el relacionamiento con sus socios a través de los canales digitales y el desarrollo de herramientas informáticas como estrategias para reducir costos y procesos internos. Menciona que en términos de gestión de riesgos crediticios y de liquidez son razonables; si se tiene en cuenta el segmento de negocio la institución y lo desarrollado por el sector cooperativo.

Fortalezas

  • Aumento de la membresía que contribuye a obtener buenos índices de solvencia.
  • Fuerte posicionamiento en su segmento.
  • Ingresos financieros y operaciones crecientes, apoyados en satisfactorios márgenes.
  • Buena capacidad de generación de márgenes y resultados operativos.
  • Buena estructura financiera, con activos y pasivos productivos atomizados.
  • Entorno de gestión de riesgos crediticios razonables para su foco de negocios, apoyados en sistemas y herramientas tecnológicas.

Riesgos

  • Exposición de sus resultados al riesgo de crédito en el segmento de consumo.
  • Fuerte competencia en su foco de negocios.
  • Medidas administrativas de saneamiento de cartera y elevado volumen de refinanciaciones y créditos en situación judicial reflejan un deterioro en la calidad de sus activos, compensada por su elevada atomización.
  • Estructura funcional acorde a su negocio, aunque presiona a la baja de sus niveles de eficiencia.
  • Si bien las reservas institucionales y no institucionales han presentado un crecimiento continuo, todavía son bajas en proporción al nivel de exposición y tamaño de sus operaciones.
  • Medias transitorias tomadas por el Gobierno nacional, que podrían afectar las operaciones y el desempeño económico de la economía local, y de la cooperativa en particular.