Suman apoyo a las campañas preventivas

0
40
Varias enfermedades que afectan a los hombres pueden tratarse con la detección precoz.

“Noviembre Azul” busca sensibilizar acerca de la salud integral del hombre. Las cooperativas están muy involucradas en la gestión para la detección precoz del cáncer de próstata.

Las entidades solidarias entienden que identificar a tiempo este mal es la clave para el tratamiento, la sanación y así evitar los desenlaces trágicos. Esta enfermedad afecta a la población masculina, es por este motivo que la campaña tiene como norte la prevención del cáncer de próstata.

A nivel general, de 100 pacientes hombres portadores de enfermedades cancerígenas, 20 padecen el cáncer de próstata. Este nivel de incidencia es el que promueve el trabajo de concienciación para instar a la población masculina a realizarse los chequeos correspondientes.

A partir de Noviembre Azul se busca que el varón consulte con su urólogo. Cada grupo de edad tiene una patología predominante. Lo sugerido para los hombres siempre es un control de próstata a partir de los 45 años. Sin embargo, antes de llegar a esa edad existe una serie de patologías que afectan al varón.

Los especialistas y profesionales de la salud recomiendan no esperar llegar a los 40 o 50 años para acudir al urólogo. Existen otras enfermedades, que con diagnósticos a tiempo se puede tratar de manera más efectiva y mejorar la calidad de vida de la persona.

Si bien la campaña se enfoca en la detección del cáncer de próstata, existen otras patologías que afectan y se pueden prevenir.

Factores

Una serie de estudios plantean que los factores ambientales inciden en el riesgo de padecer esta enfermedad. Como ejemplo, señaló que en los países asiáticos existe un menor porcentaje en comparación con los afroamericanos.

Otro factor es el hereditario

Es decir, si un familiar cercano padeció algún tipo de cáncer, no solo el de próstata, la probabilidad de que se presente esta patología es mayor.

Deficiencia estadística En Paraguay no se cuenta con datos precisos de la incidencia del cáncer de próstata. Es necesario mejorar el sistema estadístico, porque existen lugares muy alejados de los que no se tiene mayor información acerca de los pacientes que padecen esta enfermedad.

Controles

Como regla general, los controles preventivos se recomiendan a la población masculina a partir de los 45 años de edad. Sin embargo, si la persona tiene antecedentes familiares directo, es decir, abuelo, padre, tío o hermano que tuvo alguna neoplásica prostática, ya debe comenzar con los chequeos a los 45 años.

Si el problema se detecta de forma precoz, se puede realizar un tratamiento curativo mediante la cirugía. “Entendemos como estadio precoz cuando la enfermedad está confinada en la glándula”. Si el cáncer sale de la glándula, la probabilidad de vencer a la enfermedad se reduce considerablemente. En estos casos, se procede a las medidas terapéuticas no curativas.

Prevención

La dieta rica en frutas y vegetales, con bajo nivel de grasas saturadas, es una práctica que mantiene protegido al ser humano de esta y muchas otras patologías. También es importante la práctica de deportes.