Sector de relieve en el andamiaje económico

0
60
Las industrias cooperativas generan miles de empleos en todo el país.

En la evaluación anual de la Federación de Cooperativas de Producción (Fecoprod) se presentó al segmento como un pilar fundamental en la estructura del país.

El de la producción agroindustrial es uno de los segmentos en el que menor incidencia tiene la pandemia. Esto se refleja en la evaluación anual presentada por la Fecoprod, donde se destaca que el campo prácticamente no detuvo su marcha en los últimos diez meses e incrementó su rol protagónico en la estructura económica del país.

“Creemos que nuestras cooperativas son polos de desarrollo, en el más amplio sentido del término. La presencia de las entidades genera un capital social importante a través de procesos que son ordenados, comprometidos con la sociedad y con el ambiente”, destacó el economista Blas Cristaldo, gerente general de la Fecoprod.

Igualmente, señaló que las cooperativas se encuentran en una situación de competitividad comercial que les permite posicionar los productos que elaboran tanto a nivel local, como en el mercado internacional.

Cristaldo mencionó que la federación está compuesta actualmente por 34 cooperativas, a las que están vinculados alrededor de 300.000 socios. Este segmento es propietario de industrias lácteas, plantas frigoríficas, fábricas de harinas y balanceados, aceiteras, entre otros emprendimientos. “Tienen alrededor de 2.500 millones de dólares en activos, fundamentalmente industriales, comerciales y de servicios”, comentó.

Por otra parte, su impacto en la generación de mano de obra no es menos importante. Cerca de 13.000 personas son empleadas de manera directa por las organizaciones que forman parte de la Fecoprod, mientras que su incidencia indirecta se aproxima a 50.000.

Un dato relevante es que estas entidades mantuvieron su ritmo y a sus planteles de funcionarios a pesar del crítico escenario económico a consecuencia de la pandemia, ya que de sus actividades provienen los insumos que son esenciales en las rutinas diarias de las personas. Es importante recordar que varios de los productos que forman parte de la canasta básica familiar se originan en las industrias de propiedad cooperativa.

Cristaldo señaló que el sector productivo respondió con eficiencia al principal desafío que se depositó en el segmento: el abastecimiento de alimentos a nivel local. En ese sentido, destacó que la presencia de productos nacionales en los centros comerciales de distribución tuvo un marcado crecimiento en la última década. “Las cooperativas son también pioneras en la diversificación de la gama de productos alimenticios para el consumidor nacional”, agregó.

En relación a las exportaciones, manifestó que el principal obstáculo que tuvieron durante el año fue el problema de navegabilidad de los principales cauces hídricos.

Expectativas

Los ojos del sector productivo están puestos en el desarrollo de la campaña sojera 2020-2021, que, tras una intensa sequía, comenzó a tener el acompañamiento de un buen nivel de precipitaciones en las últimas semanas. Con las condiciones climáticas favorables, que se suman a la tendencia alcista del precio de la oleaginosa en el mercado internacional, las expectativas en el campo son positivas.