Cooperativismo es motor en la inclusión financiera

0
108

El aporte del sector solidario al sistema financiero se refleja en el mejoramiento
de la calidad de vida de sus más de 1.800.000 paraguayos cooperativizados.

La Estrategia Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), documento guía de la política de inclusión financiera que fue elaborado con el apoyo de expertos internacionales, destaca que el Paraguay tiene uno de los sistemas cooperativos financieros más grandes y competitivos de la región en términos del porcentaje de la población atendida

Las organizaciones basadas en el modelo de la solidaridad son claves en los procesos de inclusión financiera. El 19% de los adultos en Paraguay dispone de cuenta en las cooperativas, frente al 12% que lo tiene en los bancos. La formalización financiera en Paraguay es un hecho, en mayor medida, gracias al papel que desempeñan las cooperativas.

En el ámbito crediticio, en Paraguay el 13% de los adultos presta dinero de una entidad solidaria, mientras que el 8% lo hace a través de un banco. En vista a este escenario, el documento técnico de la ENIF sugieren que las cooperativas son más inclusivas con la población tradicionalmente desatendida como los pobres, las mujeres, y los residentes rurales.

Las cooperativas son eficaces para fomentar la igualdad de género: en Paraguay el 21% de las mujeres tienen cuenta en una cooperativa, frente al 17% de los hombres. Esto muestra su fuerte compromiso con la equidad de género.

En el campo de las microfinanzas, las cooperativas se constituyen en una opción relevante para financiar las microempresas de sus asociados.

Asignatura pendiente

Las cooperativas disponen de un aliado estratégico que deben aprovechar: la tecnología. Podrían, en asociación con los medios de pago electrónicos, ofrecer billeteras móviles conectadas a cuentas básicas, lo cual promovería el ahorro y posibilitaría el acceso a préstamos para clientes, manteniendo bajos los costos de transacción.

Los elementos claves como la constitución de mecanismos de garantías para depósitos, la construcción de un sistema integral de información orientado a mejorar la gestión de riesgo, son acciones claves para consolidar la fortaleza institucional de las cooperativas, y contribuir a la inclusión financiera, al crecimiento económico y a la mejora en el bienestar de las familias.

La ENIF identifica varios desafíos que deben ser tenidos en cuenta para lograr consolidar el fortalecimiento institucional de las cooperativas. El Plan de Acción de la ENIF contempla importantes desafíos en los que debe avanzar, a fin de ayudar a mejorar el bienestar de las familias a través de la Política de Inclusión Financiera.

Estadísticas que marcan

En materia de aporte a la inclusión financiera, en el 2011, el Global Findex del Banco Mundial reportó que solo el 22% de los adultos en Paraguay gozaban de inclusión financiera. En ese entonces, el cuestionario empleado por Global Findex 2011 incluía a las cooperativas como parte de una lista de instituciones formales.

Ruiz Díaz detalló que en 2013, una nueva encuesta reveló el aumento de la inclusión financiera a 29%, 7 puntos porcentuales más que el 2011.

“Este aumento es consecuencia de un cambio metodológico en la Encuesta de 2013 que permitió recoger información más precisa sobre el rol de las cooperativas en Paraguay. A diferencia de la Encuesta de 2011, la de 2013 incluyó mejoras en la captura de información sobre las estadísticas de inclusión financiera en el ámbito de las cooperativas”, especifico.

Estimaciones preliminares del Banco Central del Paraguay dan cuenta que actualmente la inclusión financiera en Paraguay estaría en el orden del 65%. Esta mejora en la inclusión financiera se debe a la apertura de 1,2 millones de cuentas transaccionales que el Gobierno y las Empresas de Medios de Pagos Electrónicos (EMPEs) lograron poner en marcha, haciendo posible que el pago de los subsidios (Pytyvõ y Ñangareko) lleguen a las familias más afectadas por el covid-19.