Rol femenino con alto protagosnimo

0
64
Mujeres cooperativistas cumplen un gran papel en los procesos solidarios y dan una visión diferente a las gestiones encaradas en el marco de la construcción de una sociedad más justa.

El cooperativismo nacional se cosolida como un modelo sólido para crear conciencia y escenarios igualitarios entre el hombre y la mujer.

La integración y representación de las mujeres cooperativistas, para promover la equidad de género, la igualdad de oportunidades y la activa participación en la gestión cooperativa es una de las misiones del cooperativismo paraguayo.

En la búsqueda del desarrollo personal y la proyección social de mujeres y varones dentro y fuera del sector solidario es que se pretende afianzar los puntos mencionados.

La presidenta de la Confederación Paraguaya de Cooperativas (Conpacoop) dijo que la equidad de género es un derecho humano.

“Empoderar a las mujeres es una herramienta indispensable para promover el desarrollo y reducir la pobreza. Las mujeres empoderadas contribuyen a la salud y la productividad de las familias, comunidades enteras y a mejores perspectivas para la próxima generación”, aseguró.

El cooperativismo nacional transforma vidas e impacta en la cultura y conciencia de generaciones que verán como ejemplo las acciones encaradas para llegar a la igualdad entre hombres y mujeres.

El escenario es positivo. En la actualidad se visualiza a mujeres ocupando cargos electivos, gerencias y asumen protagonismo en los procesos de construcción de una sociedad más justa.

La reflexión desde la Conpacoop es que ningún país o sociedad puede florecer si no da lugar al potencial de sus mujeres. En Paraguay, la historia es testigo del rol que ellas cumplieron en la reconstrucción de la nación. Esto queda como ejemplo en las generaciones venideras.

El liderazgo y empoderamiento femenino es un proceso evolutivo que depende directamente de la educación para derribar paradigmas a fin de proyectarse hacia los desafíos y oportunidades.

En el 2020 se han cumplido 25 años de un brazo ejecutor de las cooperativas, el Comité Nacional de Mujeres Cooperativistas. Este espació nació para hacer oír las voces de las mujeres que forman parte del movimiento cooperativo. Desde sus inicios se han enfrentado con grandes dificultades y desafíos. Sin embargo, los resultados hoy están a la vista.

Los Comités de Equidad de Género de cada organización tienen un rol contundente en este proceso de igualdad de derechos y oportunidades. Sensibilizar y concienciar a la ciudadanía es un trabajo de suma importancia para eliminar la violencia y empoderar a las mujeres, para de esa forma luchar contra las injusticias y la pobreza.

Números reales de Paraguay

Datos afirman un incremento del 84% en empleos generados en el segundo semestre del 2020 favoreció a las mujeres. Esto se traduce en oportunidad para cerca de 89.800.

Una comparación con el mismo periodo del 2019, muestra un incremento en la tasa de desocupación en 1,5 pp (5,7% vs. 7,2%). Se constató que son las mujeres las más afectadas por dicha condición. La tasa de desocupación femenina aumentó entre esos años en 2,3 pp.

Pasos hacia el trabajo perfecto

La equidad en la ocupación de espacios es clave para concretar un proceso equilibrado de desarrollo.

En ese sentido, la presidenta del Comité de Educación de la Fecoac, Zulma Sanabria de Molina, habló de un escenario positivo en relación a la participación de la mujer en el cooperativismo.

“Los hombres dan su aporte, pero la parte más humana, más minuciosa, más detallista y cuidadosa yo creo que es la mujer quien agrega y se encarga de aportar ese granito de arena. La mujer completa la labor de todo equipo”, manifestó.

El trabajo entre hombres y mujeres conforma un complemento perfecto, por ello me parece de fundamental importancia el trabajo en conjunto dijo la cooperativista.

Por otra parte, valoró la participación y el protagonismo femenino en cargos dirigenciales.

“Cada día se debe ir mejorando, esto es algo verdaderamente indiscutible, apostar a las capacitaciones, tomar las experiencias positivas”, finalizó.

Equidad y mayor participación

El sector cooperativo es uno de los sectores donde se ha avanzado en el empoderamiento de las mujeres. La prof. Tereza Ferrando, del Comité Nacional de Mujeres Cooperativistas, aseguró una mayor participación femenina en las áreas dirigenciales y en los comités.

“Vemos muchísimas mujeres que son órganos de ayuda para el cumplimiento de las políticas cooperativas. En las presidencias de las cooperativas todavía se observa esa diferencia en los mandos. En el área operativa también se observa un aumento en los mandos femeninos con los puestos de gerencias, se avanza de a poco”, explicó. Agregó que el cooperativismo mostró grandes avances en políticas de equidad y tiene un protagonismo ante este escenario.

“Desde el sector cooperativo podemos contribuir a enseñarles a las mujeres sus derechos, trabajar con su independencia económica, sino poseen una libertad económica difícilmente podrán disfrutar de su liderazgo. En estas áreas falta trabajar un poco más”, dijo.

Cooperativismo a otro escenario

De un tiempo a esta parte las mujeres se animan más a ocupar cargos de liderazgo.

Fabia Cáceres, de la, Fenacoop afirma que ellas están más preparadas académicamente, emocionalmente para enfrentar nuevos desafíos. De esta manera vemos a más mujeres ocupando espacios que merecen realmente. “En líneas general, teniendo como parámetro las elecciones vemos, muchas mujeres que se candidatan a cargos importantes y eso demuestra que las mujeres van saliendo de su cascarón de inseguridad y se animan a nuestros desafíos y cambios”, reflexionó.

En la actualidad se observa a un número importante de líderes femeninas que del movimiento cooperativo se animan a algo más y se lanzan al mundo político para encarar proyectos que se inspiren a mejorar el país. “Una de las dificultades que se pueden denotar en este ámbito seria el económico, teniendo en cuenta los gastos en algún tipo de campaña, al no acceder a financiamientos políticos, pero es un desafío”, concluyó.

Oportunidad e igualdad

La participación femenina cada día tiene un mayor impacto en la sociedad, más aún en el sector cooperativo.

La presidenta del Comité de Género de la Cooperativa Capiatá dijo que todo esto ayuda y fomenta la igualdad de género.

“La oportunidad que brindan las cooperativas a las mujeres son inclusive mayores a las que da otro tipo de instituciones a la mujer. Los desafíos que se pueden denotar tienen que ver con lograr que las mujeres crean más en sus capacidades y por sobre todo les ayuda a la adaptación que se debe tener como virtud, para seguir conquistando espacios de decisión”, explicó.

Uno de los logros más que positivos es el trabajo en equipo, la igualdad. Esto siempre va ser un punto a favor para seguir con la cosecha de proyectos y espacios que logren cambiar paradigmas y problemáticas que son parte de nuestra sociedad hace bastante tiempo. “Se tiene que apuntar más bien siempre a la igualdad, buscar paridad en todo.