Jornada de actualización sobre régimen tributario

0
103
La CU organizó una charla sobre impuestos, con el titular de la SET.

La entidad solidaria ofreció un espacio de capacitación a través de su cuenta en la red social. En esta ocasión, el tema abordado fue el nuevo sistema impositivo que rige en el país.

La charla estuvo a cargo del abogado Óscar Orué, viceministro de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), quien explicó los fundamentos y algunos de los objetivos principales de la Ley Nº 6380/19 de Modernización y Simplificación del Sistema Tributario Nacional, que es el nuevo sistema impositivo de Paraguay.

El titular de la SET mencionó que la Ley 6380 busca mayor eficiencia, menor distorsión y la reducción de la evasión impositiva. Con la modernización del sistema tributario se apunta a los gravámenes directos, con el objetivo de elevar el nivel de equidad a la hora de pagar impuestos, explicó.

Uno de los principales cambios de la ley es la creación del Impuesto a la Renta Empresarial (IRE), con el que se unifican criterios para el Impuesto a las Rentas de las Actividades Comerciales, Industriales y de Servicios (Iracis) y el Impuesto a las Rentas de las Actividades Agropecuarias (Iragro).

El IRE plantea un impuesto del 10%. Se divide en Resimple, que abarca a los contribuyentes con facturaciones anuales hasta 80.000.000 de guaraníes; Simple, hasta 2.000 millones de guaraníes; y Régimen General, a partir de 2.000 millones de guaraníes anuales. Con la ley vigente, los contribuyentes pueden trasladar las pérdidas de un año contable a otro. “Anteriormente, el sector comercial, industrial y de servicio no podía hacer eso”, recordó.

Otra de las innovaciones es el Impuesto a la Renta de No Residentes (INR), con el que se grava a las empresas que no están asentadas en el territorio nacional. Por ejemplo, las compañías que brindan servicios digitales. En este caso, la tasa es del 15%.

“Siempre es importante recordar que los impuestos se crean sobre fuentes paraguayas. Es decir, sobre lo que se genera en el país”, explicó.

Sobre el Impuesto a la Renta Personal (IRP), explicó que la ley actual separa en dos partes: Rentas por Ganancias de Capital y Rentas por Servicios Personales. Básicamente, la primera se realiza con base en las ganancias obtenidas por la venta de activos, mientras que la segunda tiene en cuenta los salarios por prestaciones de servicios.

Además de la simplificación y modernización, la ley otorga mayor competitividad, señaló. Facilita el aporte de sectores que alegaban dificultades.

Orué señaló que en Paraguay se aplican seis gravámenes en la actualidad, cuatro sobre la renta e ingresos y dos sobre el consumo. Explicó, en términos sencillos, que se paga impuesto por la manifestación de riquezas, lo que se refleja a través del consumo, del patrimonio y de las ganancias.

Formalización

La pandemia impactó con mayor fuerza en el sector informal. Más de un millón de personas se encontraban fuera del registro de instituto de Previsión Social (IPS) y tampoco aportaban tributos por las actividades realizadas. El IRE Resimple facilita la formalización. “La idea es que todos paguen tributos, en base a su capacidad”, señaló Orué.

Baja presión tributaria

Orué mencionó que la presión tributaria paraguaya es baja, en comparación con otros países. Actualmente es del 9,9% en relación al Producto Interno Bruno (PIB). Es aspecto debe ser aprovechado para atraer inversiones extranjeras, señaló.

No aumentar impuestos

Para la redacción de la ley, uno de los principales desafíos fue evitar el incremento de las tasas impositivas. Igualmente, Orué aclaró que existe una mayor presión sobre algunos sectores con el nuevo sistema tributario.