Cooperativas trabajan fuerte en inclusión financiera femenina

0
100
Las cooperativas generan el desarrollo económico de las mujeres.

La promoción de un crecimiento económico basado en la total utilización de los recursos humanos es clave para patrocinar la evolución socioeconómica con igualdad de oportunidades.

verdadero valor de sus miembros y a la comunidad en la que opera. El cooperativismo se ha mostrado comprometido con este concepto.

Los derechos y oportunidades equitativas e igualitarias dentro de las cooperativas, en Paraguay, es una evolución constante con grandes desafíos. En estas organizaciones las mujeres encuentran un mayor respaldo financiero, educativo, social, más que en entidades bancarias o financieras.

El acceso a los créditos blandos y las capacitaciones son contundentes en el proceso de empoderamiento e independencia femenina. Los espacios generados por las entidades solidarias promueven el emprendedurismo y el liderazgo de la mujer.

La formalización de pequeños proyectos está muy ligada a las exigencias que tiene el cooperativismo en su proceso de inclusión financiera. No existe una negativa contundente en el momento de otorgar créditos, más bien se establecen condiciones que aporten a la legalización y permitan el acceso a servicios crediticios.

La educación en finanzas es una gran herramienta en el momento de consolidar la vida digna de hombres y mujeres. La participación académica, profesional y económica de ambos géneros dentro de un círculo es importante para obtener resultados a través de consenso de criterios o puntos de vista.

Factor económico

En este escenario se debe reunir una serie de elementos para fortalecer y empoderar a las mujeres. En primer lugar se encuentra el acceso al empleo digno, la educación constante, el acceso a los créditos.

Cooperativistas entienden que el problema de la inclusión femenina o la independencia económica de ellas es un tema evolucionado en el segmento. Sin embargo, consideran que existe mayor falta de compromiso por parte de otros sectores privados.

Los salarios justos sin discriminación siguen siendo una falencia dentro del sistema. En este sentido, se debe concienciar y educar a las empresas acerca de las capacidades y condiciones cognitivas que hacen al desarrollo organizacional más allá de la diferenciación entre hombre o mujer.

Por otra parte, existen entidades solidarias que desarrollan créditos exclusivos y a sola firma para amas de casa. De esta forma aportan a la inclusión y dan oportunidad de crecimiento. Es así que se construyen los historiales crediticios y se genera una buena imagen.

Acceso a la educación

Alianzas de cooperación entre distintos tipos de organizaciones con cooperativas hacen posible que la formación profesional llegue a las mujeres en distintas comunidades. El Servicio Nacional de Promoción Profesional (SNPP), es un ejemplo claro de ello, sus capacitaciones apuntan a la rápida inserción laboral.

Mediante herramientas como estas, muchas mujeres han logrado emprender con un capital semilla que es proveído por las entidades solidarias y así se inicia el camino hacia el desarrollo.

Asimismo, existen agencias que brindan asesoría técnica y financiera para enseñar todo lo relacionado al buen uso de los recursos económicos. Esta es una base fundamental para la estructuración de pilares, creación de negocios o un buen manejo administrativo dentro de la familia.

Violencia familiar

Las entidades solidarias son agentes de la información en el momento de hacer conocer los derechos de la mujer y educar acerca de las formas hacer respetar las leyes. Los Comités de Equidad de Género ejercen un rol importante en las comunidades a través de sus charlas o talleres.

Cooperativistas coinciden en que la mejor alternativa para combatir este mal es la educación cooperativa constante y la apertura a nuevos polos de desarrollo que posibiliten la independencia de la mujer.

La economía familiar es otro factor de alta incidencia en las rupturas o atentados hacia la integridad femenina.

Oportunidades para propiciar el cambio

El emprendedurismo es otra de las poderosas herramientas para la equidad e igualdad. La creación de negocios o modelos de ingresos económicos favorece a la particularidad económica. Las cooperativas se han mostrado favorables a este tema.

Sus ferias de emprendedores, en su mayoría, ha dado oportunidades a emprendimientos de mujeres que lograron posicionar sus marcas a través de la vidriera que permitió la cooperativa.