Mecanismos que empequeñecen disparidades en las poblaciones

0
115
Las cooperativas son aliadas para el desarrollo financiero de las mujeres.

En Paraguay, el sector cooperativo cumple un rol fundamental en la inclusión financiera de los sectores vulnerables.

Las cooperativas paraguayas tienen un rol importante, ya que el trabajo que desarrollan se enfoca en sectores de la población excluidos de los demás sistemas financieros. Así lo afirmó Francisco Ruiz Díaz, secretario ejecutivo del Comité Nacional de Inclusión Financiera (CNIF).

Entre estos sectores excluidos se encuentran las mujeres, la población rural y las personas con bajos recursos económicos.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), desarrollada en el 2013, en el sector cooperativo se destacaba que el 21% de las titularidades de las cuentas eran propiedad de mujeres adultas; mientras que solo el 17% pertenecía a hombres.

Si bien esta investigación ya tiene varios años, presenta un panorama de la importancia del sector en la disminución de las brechas entre hombres y mujeres. “Ofrece una pista si uno pretende avanzar en la solución de las desigualdades relacionadas al género”, manifestó Ruiz Díaz.

La disminución de las brechas en las oportunidades de acceder a servicios financieros es uno de los grandes desafíos a nivel global. De acuerdo a lo expresado por el secretario ejecutivo del CNIF, la resolución de estos problemas podría incrementar el 38% de los ingresos de la población global.

Mencionó un estudio del Banco Mundial, donde se refleja que el 72% de la población masculina tiene acceso a la inclusión financiera; mientras que en el caso de las mujeres, el porcentaje es del 65%.

Inclusión financiera en Paraguay

En Paraguay, la situación es similar a lo observado en el resto del mundo. Ruiz Díaz señaló que el 51% de los hombres adultos gozan de la inclusión financiera. Sin embargo, solo el 46% de las mujeres son beneficiadas con algún producto financiero.

Mencionó que es importante el establecimiento de políticas públicas que promuevan mayor igualdad de acceso a herramientas financieras; o por lo menos, la creación de mecanismos de promoción que permitan el acceso a la inclusión financiera a las mujeres y al resto de las poblaciones vulnerables. En este aspecto, las cooperativas son instrumentos fundamentales.