Construyen conciencia colectiva a través del cuidado medioambiental

0
70
Durante toda la mañana se plantaron los árboles a lo largo de la sede social.

La sede social de la Cooperativa Luque recibió la visita de la ciudanía para una importante jornada solidaria con la plantación de árboles nativos de tajy.

La actividad tuvo como propósito invitar a las personas a participar de la siembra de árboles de especies nativas, aportar a procesos de transformación social y contribuir a la conservación de los ecosistemas de la región.

Se eligieron en total 250 plantines de lapachos azules y amarillos para representar la identidad de la cooperativa y la ciudad de Luque.

El presidente, Diego Romero, informó que este fue el primer paso para lograr el hermoseamiento de la sede social a través de la concientización medio ambiental y expresó su contento por el apoyo recibido por parte de consejo en alentar el proyecto.

“Este es el gran legado que vamos a dejar más allá de las rentabilidades económicas: el día de mañana las futuras generaciones que pasen por aquí podrán disfrutar de lo que hoy estamos haciendo”, resaltó.

“Como institución, no queríamos estar ausentes en acciones que generen un gran impacto positivo. La plantación, además de contribuir al medio ambiente, hermosea nuestra sede social. Los que visiten las instalaciones podrán revitalizar y renovar su espíritu a lo largo de las más de siete hectáreas con las que contamos”, informó.

Los árboles fueron donados por la Dirección de Gestión Ambiental dependiente de la Municipalidad de Luque y se realizó una capacitación al personal encargado de plantar y cuidar de los ejemplares.

Algunos beneficios de las especies arbóreas son la regularización de la temperatura y la protección contra la erosión del suelo. Igualmente, juegan un papel fundamental en la retención del oxígeno para los seres vivos.

Por esta razón la Cooperativa Luque realiza este tipo de actividades amigables con el entorno con miras a un futuro ambietalmente sostenible.

Fometan acciones

La representante de la Dirección de Gestión Ambiental contó que los árboles fueron donados de su vivero municipal cuando miembros del Consejo se acercaron para presentar su proyecto de forestación.

“Nuestro afán es fomentar este tipo de actividades para poder hacer un gradual reemplazo ecológico a la tala indiscriminada de árboles”, indicó.