Empleos dignos y cuidado de la salud en las cooperativas

0
143
Talento humano de las cooperativas reciben permisos para aplicarse las dosis de vacunas.

La pandemia modificó los sistemas de trabajo y brindó oportunidades de aprender nuevos procesos operativos. Los funcionarios se adaptaron a estas situaciones y crecieron con las instituciones.

Lo que se puede hacer en las cooperativas para acortar la brecha social es redireccionar sus créditos hacia la generación de empleos y trabajo de calidad. El salario digno, buen ambiente, diálogo y la participación ayudan a la realización de las personas. En ese sentido, es importante tener beneficios y condiciones equitativas, además de ayudar a generar ingresos para cubrir gastos. Este es el planteamiento que hace el economista chileno Juan Pablo Martí.

En Paraguay, los cooperativistas coinciden con este concepto y trabajan con énfasis en el bienestar del capital humano. Cuidan la salud, capacitan para que tengan una buena formación profesional, incentivan a sus funcionarios con premios por logros académicos y un tema muy actual es que priorizan la vida. La pandemia trajo consigo una serie de dificultades. En ese sentido, el mensaje desde el inicio de la problemática fue que se respeten los puestos laborales.

Pese a figuras legales como la suspensión de contratos, las cooperativas no han utilizado esta herramienta y mucho menos han despedido a sus recursos humanos.

Estas organizaciones establecieron mecanismos de trabajo como la rotación de horarios o las cuadrillas laborales.

Por otra parte, de cara a las campañas de vacunación, otorgan permisos e instan a sus funcionarios a aplicarse las vacunas para proteger a la población del covid-19. Algunas instituciones solicitaron al Ministerio de Salud que el personal de blanco se acerque hasta las cooperativas para aplicar las dosis a las personas.

“Lo más importante es la vida”

Cuando comenzó la pandemia, se recibió la instrucción de reducir costos y achicar gastos. En la parte de talento humano hay que reconocer que pusieron de su parte en renunciar a algunos de sus beneficios para poder conservar sus puestos de trabajo.

Ese fue un gran logro en la Cooperativa Medalla Milagrosa, el compromiso y comprensión de los funcionarios.

El presidente de la institución dijo que lo más importante es salvar vidas y dentro de ese contexto indicaron a recursos humanos para que vayan estructurando cuadrillas para que los funcionarios puedan ir a vacunarse. “Contamos con 700 trabajadores y en su momento mandamos una nota a la confederación y al ministro de Salud para ver la posibilidad de hacer las vacunaciones aquí, pero aún no tenemos respuesta”.

Esfuerzo por los funcionarios

El presidente de la Cooperativa San Lorenzo informó que se ha buscado refuerzos a los efectos de que ningún funcionario pierda sus beneficios o sufra recortes por la pandemia y eso es gracias al apoyo constante de los socios. El apoyo de ellos fue fundamental para afrontar la situación y mantener el compromiso tanto con socios como con los trabajadores.

Por otra parte, explicó que a medida que avanza la franja etaria, nuestros funcionarios van por su vacuna.

“San Lorenzo prestó las instalaciones de su sede social para ser un centro vacunatorio y así toda la ciudad y alrededores puedan venir e inmunizarse. A través de esto logramos que muchas personas nos conozcan y se interesen en las cosas que hacemos. Además colaboramos con el Gobierno y el Ministerio de Salud para poder ayudar”.

Datos internacionales

El 10% de la población económicamente activa de todo el mundo trabaja en una cooperativa. Esto quiere decir que el cooperativismo mundial genera fuentes de empleos para 280 millones de personas.

En todo el Planeta existen cerca de 3.000.000 de cooperativas de distintos tipos y rubros.

 Organismos internacionales reconocen que las cooperativas contribuyen a generar puestos de empleo resilientes, a fomentar una economía sostenible.

Reducción de la pobreza

En Paraguay, los cooperativistas confían en que el modelo solidario es el más efectivo para luchar contra la pobreza a través de la generación de empleos. Para ello trabajan en el fomento de la creación de cooperativas de trabajos.

Algunos proyectos de ley y reglamentación de este tipo de instituciones se encuentran en el Congreso Nacional.

Según los datos del 2019, en esa época existían 126 cooperativas de trabajo.

Aprovecharon tiempo y capacitaron a gente

El Abg. Juan Gamarra, presidente de Credivill, dijo que durante toda esta problemática económica no despidieron a ningún funcionario. Al contrario, se fortalecieron los servicios y beneficios a todos sus asociados.

“Animamos a más jóvenes para que se acerquen a la cooperativa y formar parte de esta gran familia. Para eso necesitamos más asistentes de crédito y también funcionarios del Country club”, dijo.

Esto implicó hacer capacitaciones para fortalecer el trabajo mancomunado y el crecimiento de la cooperativa en todo este tiempo ya que aumentaron los beneficios para todos los asociados.

Agregó que el compromiso que todas las personas hagan con el país ayudará a que esto vaya mejorando, por lo que otorgan los permisos a sus funcionarios para la aplicación correspondiente.

Protegen empleos y salud de funcionarios

El movimiento solidario es un importante generador de trabajo digno. La Cooperativa Ypacaraí, por ejemplo, emplea en forma directa a 270 personas, sin contar con el personal de blanco y docentes que se desempeñan en el sanatorio y en el centro educativo de la institución.

A más de un año de la pandemia, la entidad conserva intacto a su equipo humano. Es más, esa fue una de las medidas establecidas en el 2020, tras una reunión del Consejo de Administración y los gerentes de la cooperativa. La otra fue mantener los salarios y cubrir el periodo de aislamiento a los funcionarios positivos de covid-19.

Igualmente, con el inicio de la pandemia, la entidad comenzó a trabajar por cuadrillas, adoptó el teletrabajo como una alternativa y dispuso medidas para cuidar a su equipo.

Producción, clave para generar trabajo digno

La pandemia no tuvo un impacto negativo en la generación de empleos del sector productivo. Es más, se incrementó en alrededor del 3% en las 34 entidades asociadas a la Federación de Cooperativas de Producción (Fecoprod), señaló Blas Cristaldo, gerente general de la institución.

Actualmente, 13.000 colaboradores trabajan en la federación, mencionó. Esta cifra corresponde al cierre del 2019, donde también se identifica un incremento del 2% con relación al 2018.

Con relación a los desafíos, Cristaldo mencionó que la capacitación de los recursos humanos es la clave para la gestión adecuada de las cooperativas. Es por ello que se establecen diferentes planes y estrategias de capacitación, que llegan a los dirigentes, colaboradores y socios. Integridad y compromiso son dos de las principales características valoradas por las cooperativas de producción, señaló.